REFLEXIONES ABIERTAS SOBRE LA SITUACIÓN EXCEPCIONAL QUE VIVE ESPAÑA

espana-imagen-2Vivimos unas circunstancias excepcionales en España que nos parecen lo suficientemente graves, como para dedicar este Post a recordar los valores y los objetivos por los cuales nació la certificación OEC, además de ofrecer nuestra opinión, de manera clara, sincera y respetuosa, pero sin remilgos, sobre lo que está aconteciendo actualmente en nuestro país.

OEC nació con un objetivo, ofrecer una información clara y verídica al consumidor sobre el origen de los productos en España, certificando su origen de fabricación con un proceso de auditoria riguroso y honesto. Pero OEC, también se ha ido construyendo sobre otros pilares que sostienen objetivos igual de importantes, con unos valores y principios que son parte indivisible del proyecto y de la empresa.

OEC trabaja desde hace varios años, para demostrar que un país unido puede conseguir muchas más cosas que un país enfrentado. Un país donde la motivación, la ilusión por ser mejores, la autoexigencia, el desarrollo individual, el esfuerzo, las ganas de crecer como personas y como profesionales, las estrategias empresariales conjuntas para competir de manera sana en un mundo abierto y desarrollado, la honestidad en la gestión, etc. debían convertirse en el pilar sobre el que sostener las políticas en materia empresarial, de educación, administraciones públicas y de los representantes políticos.

Todo lo anterior debe prevalecer siempre sobre las ideologías excluyentes, ideologías ensombrecidas por banderas, por políticas vengativas, divisoras o entorpecedoras, que casi siempre van disfrazadas de falsas promesas. Ideologías que crean enemigos que no existen y fronteras que no están dibujadas, salvo en la cerrazón del odio, y que vengan de donde vengan, siempre empequeñecen la libertad individual de las personas y encarcelan su desarrollo, bajo la llave de la demagogia, la coacción y la manipulación.

Debemos entender que las fronteras cada vez son más pequeñas y los peligros que acechan nuestro modo de vida, cada vez más evidentes, debemos entender que encontrar los puntos que nos unen, es siempre más inteligente que intentar encontrar y ensalzar lo que nos separa.

OEC, no cejará en su empeño de conseguir un país que trabaje junto, que descubra las maravillas que se pueden conseguir compartiendo objetivos comunes, trabajando unidos por un futuro mejor, por un país fortalecido, por una industria competitiva y eficiente que entienda la importancia de invertir en nuevos desarrollos, en investigación, en la mejora de las fábricas y por consiguiente de la producción, nuevos métodos de gestión, nuevas herramientas de marketing, nuevas profesiones y profesionales, nuevos diseños, etc.

Queremos que las empresas españolas, y España como país, trabajen juntos para ser pilotos del avión y no pasajeros de cola, debemos estar en la proa de los cambios, debemos pilotar la nueva revolución industrial o, por lo menos, estar pedaleando hacia la meta con decisión y generosidad, en equipo, sabiendo ayudar al compañero que lo necesita, porque en nuestra historia, en nuestra idiosincrasia, en nuestra autenticidad, en nuestra diversidad, se concentra toda nuestra fortaleza.

Tenemos muchas cosas que mejorar como país, pero también tenemos muchas cosas de las que sentirnos orgullosos, por las que merece la pena levantarse cada mañana y sentirte que vives en un país excepcional.

Sólo de este modo, siendo positivos y críticos con el lugar en el que vivimos y con nosotros mismos, afrontando los problemas con criterio y responsabilidad, sin caer en lo fácil, y no dejándonos llevar por la corriente de la negatividad y la división, solo así podremos construir un país único, inigualable, abierto al mundo, con una industria mejor, una economía más fuerte y una sociedad más libre y preparada.

 

La Dirección de OC

 

 

 

Deja un comentario