Internacionalización y traducción

diccionarios

En España, el sector de la traducción ha experimentado en los últimos años un crecimiento significativo, de la mano de los procesos de internacionalización iniciados, en ocasiones a la desesperada, en los peores años de la reciente crisis. Empresas de todos los sectores y tamaños se han visto abocadas a recurrir a un servicio que hasta hace poco tiempo desconocían, para poder lanzarse a la aventura de los mercados internacionales. Y las empresas españolas son, al fin y al cabo, un claro reflejo del carácter español: osado, apasionado, impulsivo, genial, con un rumbo clarividente que da sentido al caos del día a día. A menudo, los españoles hacemos las cosas “a lo bruto” y a menudo nos precipitamos o nos quedamos cortos; pero de repente, un buen día, nos sale un Quijote. Y así, muchos pequeños, medianos y grandes empresarios están luchando a diario como auténticos gladiadores abriéndose camino en mercados desconocidos.

 

Proveedores de servicios de traducción

Una de las múltiples barreras que debe superarse a menudo en los procesos de internacionalización es la barrera lingüística. Y aquí entran en juego los diferentes proveedores de servicios de traducción e interpretación. ¿Qué debo saber a la hora de elegir a una agencia de traducción o un traductor? En España, el mercado de la traducción es un mercado atomizado y poco regulado. No existe colegio oficial de traductores y la normativa al respecto es prácticamente nula, salvo por lo que respecta a la traducción jurada, que es aquella traducción que firma y sella un traductor habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. La carencia de un colegio profesional abre la puerta al intrusismo; de manera que acceden a ofrecer sus servicios de traducción a menudo agentes incapaces de ofrecer unas garantías mínimas y otras veces, excelentes profesionales que no hubieran podido acceder de haber tenido que enfrentarse a un mercado regulado. Por tanto, el intrusismo profesional no es necesariamente un inconveniente en todo caso, pero sí exige cautela por parte del cliente.

En los últimos años, con el incremento de la demanda de este tipo de servicios, han proliferado las agencias de traducción, seudo-agencias de traducción y las redes de traductores autónomos. Esta última figura es sin duda cada vez más frecuente en todos los sectores y ofrece múltiples ventajas; ahora bien, también es conveniente saber que no se está contratando con una empresa “al uso”, para lo bueno y para lo malo.

La traducción es un servicio relativamente caro y siempre más lento de lo que nos gustaría. Por tanto, es conveniente anticiparse y prever un plazo pesimista. Asimismo, como con cualquier otro servicio, conviene siempre solicitar varios presupuestos y descartar los excesos en ambos sentidos. La razón de que sea un servicio relativamente lento y caro es que al final del proceso, siempre hay un profesional cualificado delante de una pantalla, con una taza de café y un diccionario (sí, los traductores seguimos usando diccionarios y no somos diccionarios andantes). Efectivamente, pese a los impresionantes avances tecnológicos, la traducción sigue siendo hoy por hoy una profesión con una elevada carga artesanal. Por lo que respecta a la calidad, existe únicamente una norma internacional que garantiza la adecuación de las agencias de traducción a unos procedimientos estandarizados. Concretamente, la norma UNE-EN 15038. Si tu proveedor de servicios de traducción cuenta con una certificación ante dicha norma, así como ante la ISO-9001, tendremos al menos una cierta garantía de calidad.

En conclusión, en muchos sectores, la internacionalización de los negocios no es una moda coyuntural, sino un proceso inevitable, irreversible y saludable que puede marcar el devenir de tu empresa. Si te encuentras ante la difícil y estimulante tarea de emprender un proceso de internacionalización, no permitas que la barrera lingüística impida o entorpezca tu viaje. Contacta con una agencia de traducción que te ofrezca garantías y referencias y consúltale todas tus dudas, como el precio, los plazos, las diferencias entre la traducción jurada y ordinaria, etc. En agencias de traducción como AltaLingua Traducciones, estaremos encantados de poder tender puentes en ese camino de error en error que te llevará al éxito.

Fernando Gilsanz Alcalde, director de AltaLingua Traducciones

 

Deja un comentario